Son diversos los aspectos que se te han venido a la mente desde que te has dedicado a pensar seriamente en iniciar una escuela de música, el local, la contratación luz, los instrumentos, su ubicación, a quienes la vas a dirigir, los documentos que se necesitan, entre otros detalles. Pero es importante que sepas que este tipo de negocio te brinda la posibilidad de trabajar desde tu propia casa, pero también en un local particular donde podrías iniciar solo trabajando los fines de semana, pero también poder expandir tu negocio impartiendo clases para los niños mientras transitan las vacaciones de verano.

El mercado musical no cuenta con un límite de edad, pues desde los más pequeños hasta quienes se sienten adultos entusiastas, son tu público objetivo que se encuentra dispuesto a comenzar dentro de este mundo musical. Si tienes la posibilidad de tocar uno o diversos instrumentos, entonces tienes la opción de dar inicio a un negocio de formación musical. Para ello existen dos modalidades, la primera es ofreciendo clases a domicilio, y la segunda es abriendo tu propio local musical.

Si tienes la idea de comenzar desde tu casa, debes considerar que, ciertamente ahorrarás en lo que respecta al alquiler de un local, pero se hará necesario que adaptes determinado espacio para ello, como si fuese un salón de clases, con el fin de poder atender de manera profesional a tus clientes. Allí debes contar con los instrumentos y el material que se adecue a tus clases.

En cualquiera de los dos casos, resulta importante encontrar a un grupo de personas que posean tus mismos intereses, pero que además tengan el dominio de distintos instrumentos musicales y que estén dispuestos a asociarse contigo, y de este modo, poder contar con una oferta variada y completa con la que puedas ofrecer clases de instrumentos como guitarra acústica y eléctrica, pero también de bajo, batería, piano, saxofón, cello, violín, entre otros instrumentos. No debes dejar de un lado, ofrecer clases de canto y solfeo.

En tu academia podrías ofrecer otros servicios complementarios como el balance y la afinación de los equipos, venta de algunos instrumentos, venta de diversos textos relacionados con la música, CD y distintos accesorios. Pero lo que nunca debes olvidar es brindar un servicio que sea integral a tus clientes.

Gran parte del mercado se encuentra compuesto por niños y adolescentes, pero no por ello se debe dejar de considerar que en nuestros días son más los adultos que muestran su interés por el aprendizaje de algún instrumento. Es por ello que te aconsejamos analizar detalladamente la frecuencia y horarios para que estos resulten los más adecuados para tu público objetivo, sobre todo si los que planeas es trabajar desde un local.

No olvides que, aunque se trate de un negocio que puede funcionar durante todo el año, la temporada que más auge tiene es durante las vacaciones de verano, ya que durante este periodo es que tanto los niños, como los adultos cuentan con mayor disponibilidad para poder tomar sus clases, incluso ello podría ser más de una vez a la semana.