Si piensas que la música es solo eso, escuchar melodías distintas, pues aún queda mucho por recorrer ya que la música es capaz de transformar tu medio y a ti, con el. La música posibilita una comunicación apropiada sin barreras y es la razón por la que en muchas empresas se utiliza en medio de la jornada. Con una melodía apropiada de fondo, la creatividad se ve aumentada floreciendo nuevas formas de realizar el trabajo diario incluso si es un  trabajo de detalle como el que se realiza en los talleres de orfebrería de Rosa Oriol Tous. 

El cuerpo suele marcar el ritmo de la música sin que lo notemos 

El rediseño del espacio laboral de las últimas décadas en donde los cubículos tienen menos espacio y más empleados, se ha convertido en el peor de los casos en un caos, donde lo que predomina son los sonidos de alta densidad como teléfonos, estornudos, voces estridentes y un concierto continuo de sonidos que no permiten la consecución de un trabajo en un ambiente agradable. 

Podríamos sugerir diversos cambios, pero al alcance de la mano tenemos uno bastante sencillo e incluso económico, y ello es la música a través de unos simples auriculares. Pero, ¿En realidad la música puede lograr la magia del cambio en nuestro trabajo para que nos sintamos mejor? y además, de ser así, ¿qué tipo de música se debe emplear?.

Un posible dilema 

Siempre se ha manejado la tesis de que la mayoría de las personas tienden a realizar mejor sus actividades laborales si estos se encuentran en silencio ya que el sonido posee un verdadero efecto en nuestra habilidad cognitiva. 

Y exactamente allí es que se encuentra el secreto, pues la naturaleza del sonido y la interacción que éste tenga con la actividad realizada es lo que marca la diferencia. Por ejemplo, si el trabajo que desempeñamos requiere la comprensión de textos o el desglose de información semántica, y el sonido que tenemos de fondo contiene fragmentos que medianamente se entienden, ello resulta bastante terrible y ello es debido a que se da origen a un verdadero conflicto entre lo que tratamos de entender por nuestro trabajo, y lo que el cerebro trata de ignorar en el sonido externo.   

El cuerpo refleja las sensaciones que produce la música

Si bien es posible que la música funcione para alcanzar una mayor concentración, también es cierto que la adecuada para emplear en el trabajo debe ser sin letra o simplemente que se encuentre en otro idioma que no alcancemos a entender. Si la música nos resulta lo bastante cautivadora, menos alcanzaremos nuestra concentración. Pero también es importante reconocer que no todas las melodías que se puedan encontrar de fondo son contraproducentes. 

Si luego de un lapso musical, este termina se produce una suerte de murmullo o lo que se conoce como sonido blanco el cual nos distrae en menor manera. En el caso de las tareas mecánicas como las que se realizan en las fábricas, escuchar si acarrea efectos positivos y entre ellos mejorar el ánimo con lo cual la tarea se hace de mejor manera.