Los métodos educativos en el transcurso de la historia de la humanidad siempre se han tornado un tanto difícil y duros, y ello se debe a que en otros tiempos eran escasos los recursos con los que se contaba, y las ideas para ello eran un tanto limitadas.

La educación era vista y manejada como una simple transmisión de conocimientos, los cuales se realizaban de manera natural y simple. En la actualidad, son innumerables las técnicas y con ellas las estrategias que conllevan a que la educación se torne satisfactoria y placentera tanto para los estudiantes, como para quien facilita el método educativo. De esta forma, la participación de los estudiantes se hace más activa como cuando se imparten  clases de inglés para niños de primaria, en las que sus aprendizajes se tornan enriquecedores por las dinámicas y herramientas que se emplean para ello, haciendo que el aprendizaje pase a ser un proceso motivador y no solo transmisión de conocimiento.

La educación: un proceso motivador o aburrido

En oportunidades el proceso educativo no resulta exactamente como lo pensamos, pues según el entorno y los intereses del mismo podría resultar un tanto carente de motivación, ya que se sostienen en actividades repetitivas que suelen ser obligadas a ejecutar.  En ocasiones el desinterés surge porque el conocimiento sobre cierto tema es escaso y la motivación del docente con respecto a ello tampoco es eficaz. También pueden surgir otras situaciones como el ambiente no es el más acorde tanto en la casa como en la escuela para motivar el desarrollo progresivo del niño.

Recursos motivadores

En la actualidad son diversos los recursos que pueden introducirse como herramientas importantes en el proceso educativo que pueden incentivar un aprendizaje motivador con el que el interés se despierte y resulte significativo conectándolo con su vida personal y con la realidad social que la circunda.

Con el tiempo, se ha descubierto que la música funciona como una suerte de recurso educativo que suele ser atractivo y con ello estimula el aprendizaje de los estudiantes, pero para ello es de suma importancia que se trabaje desde todas sus perspectivas lo cual incluye sus distintas áreas del estudio musical ya que contribuye al acercamiento y globalización de los aprendizajes que hayan sido proporcionados en el aula.

La música abarca todos los ámbitos educativos

La música es tan versátil, que puede ser relacionada con cualquier tópico educativo, desde la más temprana edad donde las maestras del jardín realizan rondas como un recurso educativo, narran cuentos, caracterizan dramatizaciones en las distintas estaciones del año, entre otros. Así mismo, se pueden organizar lugares en las aulas donde se le dé cabida a la música como un gran apoyo pedagógico en el que se incluyan instrumentos de percusión, viento, entre otros.

Se tiene la creencia de que se viene de nacimiento con la cualidad musical, pero las investigaciones nos ofrecen otro panorama donde la música es una destreza que se puede cultivar en cualquier persona, y de acuerdo a su interés y constancia esta se puede desarrollar de la  mejor manera.